Saltar al contenido

VITAMINAS PRENATALES

Vitaminas prenatales

Cuando acudas a tu primera cita prenatal, es probable que tu médico te hable acerca de tomar vitaminas prenatales.

¿Necesito una vitamina prenatal?

Probablemente no necesites vitaminas prenatales si obtienes de tu dieta diaria suficientes vitaminas y minerales para apoyar tu embarazo. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no tienen una dieta adecuada para satisfacer las necesidades nutricionales del feto. Si tienes un embarazo múltiple, sigues una dieta vegetariana o vegana, sufres de intolerancia a la lactosa, fumas o tienes otras restricciones e intolerancias dietéticas, es probable que tu médico requiera una vitamina durante el embarazo.

¿Qué vitaminas y minerales necesito?

La mayoría de las mujeres no ingieren suficiente hierro y ácido fólico en sus dietas, por lo que estas vitaminas y minerales son una parte importante de muchas vitaminas prenatales.

  • El ácido fólico ayudará a prevenir los defectos del tubo neural, como la espina bífida. Es vital obtener suficiente ácido fólico en el primer trimestre. Si estás intentando quedar embarazada, es posible que consideres tomar un suplemento de vitaminas o ácido fólico durante el embarazo para prevenir defectos de nacimiento. Puedes reducir el riesgo de defectos del tubo neural de tu bebé hasta en un 70% tomando 600 mcg/día de ácido fólico.
  • Tu cuerpo necesitará más hierro durante el embarazo para satisfacer los requisitos adicionales de sangre. Además, tu bebé necesitará hierro para su desarrollo. Si estás embarazada, deberás ingerir entre 27 y 30 mg/día de hierro. Además, no debes mezclar tu ingesta de calcio y hierro ya que el calcio puede afectar tu absorción de hierro. Por ejemplo, no debes tomar tu vitamina con un vaso de leche o tu cereal de la mañana.

La mayoría, aunque no todas las vitaminas del embarazo, también contienen algo de calcio, así como otras vitaminas y minerales traza. Sin embargo, una vitamina prenatal con calcio no cumplirá con tus requerimientos diarios. Debes asegurarte de que tu vitamina contenga menos de 10,000 UI de vitamina A. Demasiada vitamina A puede causar defectos de nacimiento. Habla con tu médico sobre tu dieta. Si él/ella sabe qué vitaminas y minerales pueden faltar, puede sugerir una vitamina apropiada.

¿Y si no puedo tragar una vitamina de embarazo?

Habla con tu médico; él/ella podría recomendar una píldora más pequeña. A menudo, el tamaño de las vitaminas de embarazo se debe al calcio. Si ingieres suficiente calcio en tu dieta diaria, puedes cambiar a una pastilla más pequeña. Es posible que tu médico te permita dividir la vitamina en dos (tomándote la mitad en la mañana y la otra mitad por la noche) o recomendar una píldora con una capa delgada. Hay algunas vitaminas prenatales masticables, pero tienden a tener un sabor desagradable.

¿Qué pasa si la vitamina de embarazo afecta mi estómago?

Un malestar estomacal debido a las vitaminas durante el embarazo es común, especialmente en el primer trimestre cuando las náuseas matutinas están a la orden del día. Esto generalmente se debe a la cantidad de hierro en la vitamina. Consulta a tu médico si tienes dificultades. Es posible que él/ella pueda recomendar una vitamina con menos hierro, suponiendo que estés obteniendo suficiente hierro en tu dieta diaria.

¿Y si no quiero vitaminas prenatales?

Ciertamente es tu elección no tomar una vitamina prenatal. Si decides no tomar una, debes asegurarte de que estás obteniendo suficientes vitaminas y minerales de tu dieta. Deberás hablar con tu médico acerca de tus requerimientos diarios de vitaminas y minerales y cómo complementarlos con tu dieta diaria.