Saltar al contenido

Ecografía de 8 semanas de embarazo

Ecografía de 8 semanas de embarazo

Te contamos qué puedes ver en una ecografía de 8 semanas de embarazo.

Si no tuviste una ecografía (ultrasonido) a las 7 semanas, esta podría ser la primera vez que veas a tu bebé en crecimiento. En tu control de 8 semanas, tu ultrasonido confirmará cuántos fetos están presentes, así como el tamaño, la edad gestacional y la salud general de tu bebé.

¿Qué se puede observar en la ecografía de 8 semanas de embarazo?

Con 8 semanas de embarazo, tu bebé todavía se parece a una pequeña mancha, pero comienza a parecerse más a un bebé humano. Mientras que los médicos utilizan una ecografía de 8 semanas para decir mucho sobre tu embarazo, en realidad, no puedes ver mucho.

¿Cómo se ve el feto?

En la pantalla del ecógrafo verás un pequeño feto con forma de maní. Si has tenido ultrasonidos anteriores, este se parecerá a un bebé mucho más que el último, ya que los brazos pequeños y las piernas son cada vez más prominentes. Ten en cuenta, sin embargo, que tu feto mide un poco menos de 2,5 centímetros de largo. Es posible que no puedas ver las características fácilmente porque es muy pequeño.

Latidos del corazón

El corazón del bebé comienza a latir alrededor de las seis semanas. Durante tu cita de 8 semanas, puedes escuchar los latidos del corazón de tu bebé. De lo contrario, podrás ver el movimiento del corazón palpitando, en la pantalla del ultrasonido y tendrás la oportunidad de escucharlo en tu próximo chequeo con un Doppler. Una frecuencia cardíaca típica es de aproximadamente 110 a 175 latidos por minuto durante este período gestacional.

Movimiento

El bebé comenzó a moverse, pero es tan pequeño que no podrás sentir nada durante al menos otro mes, si no más. Del mismo modo, es poco probable que puedas ver mucho movimiento en la pantalla en tu cita de ecografía. Sin embargo, podrás observar pequeños latidos del corazón.

Sexo del bebé

Aunque los genitales están empezando a formarse, todavía es demasiado pronto para ver cuál será el género de tu bebé a partir de una ecografía. Puedes esperar hasta tu examen de ultrasonido del segundo semestre, que se realiza entre las 18 y 20 semanas, o solicitar el sexo del bebé a través de un análisis de sangre, que puede realizarse durante tu examen prenatal no invasivo.

¿Qué más esperar en la cita?

Durante tu control, una enfermera tomará tu peso y controlará tu presión arterial. Luego, tu médico te hará algunas preguntas de rutina, te preguntará si has notado algo y te hará un chequeo general para asegurarse de que tú y tu pequeño estén bien. Es posible que debas tomar agua antes del control, dependiendo del ecógrafo, y tu médico te puede pedir que tomes una muestra de orina de rutina antes de hacerte la ecografía.

Diagnósticos

Durante esta cita, el médico o técnico puede:

  • Confirmar cuántos bebés llevas
  • Ver la ubicación de la implantación (para asegurarse de que no tengas un embarazo ectópico)
  • Comprobar que la frecuencia cardíaca sea normal
  • Dar tu fecha de parto basada en el tamaño gestacional de tu bebé

Tu ecografía también puede ayudar a confirmar o predecir un aborto espontáneo.

La ecografía

Durante el ultrasonido, tu médico o técnico de ultrasonido te aplicará un gel en el abdomen y usará una sonda (‘lápiz’) para localizar al bebé. También puede optar por hacerte una ecografía transvaginal. Debido a que el bebé es tan pequeño, un ultrasonido transvaginal le dará una mejor visión de tu ‘pepita’, así como sus órganos reproductivos. Podrás ver tu útero, el bebé en crecimiento y el cordón umbilical.

Habla con tu médico

Es importante señalar a tu médico si estás manchando. Además, antes de que termines la visita médica, asegúrate de mencionar si:

  • Sientes nauseas
  • No puedes comer
  • Estás teniendo dificultades para dormir
  • Has experimentado calambres o manchado
  • Notas sensibilidad en los senos
  • Estás tomando alguna medicación nueva
  • Notas algo inusual o tienes un mal presentimiento

Si bien las molestias son parte del embarazo, tu médico querrá controlar estos síntomas y asegurarse de que no empeoren.

Preparación para tu control

Durante tu control de 8 semanas, recibirás mucha información sobre tu pequeño en crecimiento. Asegúrate de hacerle a tu médico cualquier pregunta que surja y de que haga un seguimiento de tus síntomas para que puedas informarlos en tu próxima cita.

Complicaciones del embarazo >>