Saltar al contenido

Recuperación de una cesárea

Recuperación de una cesárea

La recuperación de una cesárea puede ser más lenta que la de un parto vaginal, a medida que te sobrepones de la cirugía y de tener un bebé.

Cesárea

La cesárea es la extirpación quirúrgica del bebé cuando un parto vaginal no es seguro ni para la madre ni para el bebé. Tu médico puede recomendar una cesárea por cualquiera de los siguientes motivos:

  • El trabajo de parto no progresa
  • Sufrimiento fetal
  • El bebé no está colocado correctamente
  • El cordón umbilical no está en el lugar correcto
  • Placenta previa
  • Desprendimiento de la placenta
  • El bebé es demasiado grande
  • La madre tiene un riesgo de salud
  • El bebé tiene un problema de desarrollo
  • Has tenido una cesárea previa
  • Llevas varios bebés

Recuperación de cesárea en el hospital

Un parto por cesárea se considera cirugía mayor. La recuperación de una cesárea es diferente para cada mujer, pero la mayoría de ellas no tienen complicaciones y se recuperan con bastante rapidez. Puedes recuperarte en el hospital durante tres o cuatro días. A continuación se muestra lo que puedes esperar en tu recuperación tanto en el hospital como cuando te vayas a casa.

Sala de recuperación

Después de tu cesárea, te llevarán a una sala de recuperación. Las enfermeras controlan tu incisión, sangrado vaginal, firmeza del útero, presión arterial, temperatura y pulso. La anestesia de la cirugía comenzará a desaparecer mientras estés en la sala de recuperación. Probablemente en este momento tendrás una vía intravenosa de la cirugía. Las enfermeras pueden usar esta vía para administrar analgésicos o pueden extraer la vía intravenosa mientras estés en la sala de recuperación. Como probablemente querrás cargar a tu bebé, las enfermeras te ayudarán a sostenerlo hasta que te sientas cómoda para levantarte de la cama por tu cuenta. Si todo continúa normalmente, te trasladarán a una habitación privada o semiprivada del hospital.

Tu habitación de hospital

Tu y tu bebé estarán juntos en tu habitación de hospital. Se espera que te levantes y saques a tu bebé de la cuna tan pronto como puedas. Puede parecer demasiado pronto, pero las enfermeras te ayudarán a levantarte y caminar para que puedas cuidar al bebé e ir al baño por tu cuenta. Moverte puede ser doloroso, pero caminar ayuda a acelerar la recuperación, alivia el estreñimiento y puede prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Las enfermeras te ayudarán en tu primer viaje al baño; de hecho, controlarán con qué frecuencia orinas y cuánto movimiento intestinal tienes mientras estás en el hospital para asegurarse de que te estés recuperando normalmente. Puedes sentir dolor en la región abdominal durante unos días más; continúa tomando tu medicamento para el dolor según lo recetado o según sea necesario. Tu obstetra y el pediatra del bebé también pueden visitarlos una vez al día para controlar tu progreso y dejarte ir a casa.

Recuperación en casa

La recuperación de la cesárea puede ser más lenta que un parto vaginal, por lo tanto, espera tomarlo con calma las primeras dos semanas en casa. La mayoría de los médicos recomiendan que no conduzcas un vehículo durante una semana después de la cesárea. El sangrado vaginal es el mismo que tendrías si hubieras tenido un parto vaginal, así que ten a mano muchas toallitas.

Incisión

Tu incisión debe sanar bien, sin embargo, ten cuidado de no tensar tus puntos. La incisión puede picar después de un par de días; esta es una buena señal de que se está curando normalmente. No levantes cargas pesadas durante algunas semanas. Pide ayuda para llevar al bebé en su portador o portabebé, especialmente al subir y bajar escaleras. Es una buena idea que alguien también te ayude a levantar y sacar al bebé del automóvil durante las primeras dos semanas. Algunas mujeres experimentan entumecimiento alrededor de la incisión durante varios meses o más. Esto es normal ya que muchos de los nervios de la pared abdominal también fueron cortados. Los nervios deben sanar y volver a crecer para que la sensibilidad vuelva a la normalidad.

Cesáreas modernas

Las cesáreas de hoy son mucho mejores de lo que eran incluso hace 10 años. Son más seguras, las cicatrices son menos visibles, son menos dolorosas y el tiempo de recuperación es más rápido. Si vas a tomar una licencia por maternidad después de que nazca el bebé, ten en cuenta que la mayoría de los países tienen leyes que prolongan la duración de la licencia por maternidad cuando es por cesárea más que para un parto vaginal, por lo que puedes tener más tiempo libre con tu bebé.

¿Qué es control prenatal? >>