Saltar al contenido

ABORTO ESPONTÁNEO

Aborto espontáneo

“Aborto espontáneo” es el término que los médicos utilizan para un aborto involuntario que ocurre en las primeras 20 semanas del embarazo. Los abortos espontáneos ocurren en alrededor del 10 al 20% de los embarazos conocidos, y no es raro tener más de uno. Algunos abortos espontáneos ocurren antes de que la mujer se dé cuenta de que está embarazada. Tener un aborto involuntario no significa necesariamente que una mujer no pueda tener un embarazo normal.

Aunque la palabra “aborto” también se refiere a la interrupción intencional de un embarazo, un aborto espontáneo es diferente. La mayoría de las veces, no hay nada que la mujer pueda haber hecho para prevenirlo.

¿Qué causa el aborto espontáneo?

Muchos abortos espontáneos ocurren porque algo anda mal con el bebé. Un bebé en desarrollo es el resultado de un proceso muy complejo que involucra mensajes genéticos, desarrollo celular y crecimiento rápido. Sorprendentemente, la mayoría de las veces todo funciona correctamente. Pero, si algo sale mal, es posible que el bebé no se desarrolle adecuadamente.

La causa más común de un aborto espontáneo es un problema con el material genético del bebé. Cada célula en el cuerpo de un bebé en desarrollo contiene genes tanto de la madre como del padre. Las células del bebé se dividen y crecen para formar más células, que se combinan para formar todas las partes del bebé. En ocasiones, una célula obtiene accidentalmente una copia adicional de los genes de uno de los padres o no obtiene un set completo. Cuando esa célula se divide, su descendencia no funcionará correctamente y el bebé no se desarrollará normalmente. Este tipo de problema generalmente es solo un accidente: no hay razón para que el próximo bebé no crezca y se desarrolle adecuadamente.

Problemas de salud en la madre

A veces, un problema de salud en la madre es la causa de un aborto espontáneo. Por ejemplo, si la madre tiene diabetes severa, problemas del sistema inmunitario o una tendencia a desarrollar coágulos de sangre, tiene un mayor riesgo de aborto espontáneo. Las mujeres mayores son más propensas a tener abortos espontáneos que las mujeres más jóvenes, incluso si son saludables.

Algunos hábitos de estilo de vida pueden aumentar el riesgo de aborto espontáneo. Éstas incluyen:

  • Fumar
  • Beber alcohol
  • Usar drogas ilegales
  • Consumo elevado de cafeína

Algunas infecciones pueden provocar un aborto espontáneo. Por ejemplo, las mujeres embarazadas deben evitar cualquier posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual. Aquellas mujeres que aún no son inmunes también deben evitar el contacto con cualquiera que tenga sarampión alemán, también llamado rubéola.

Problemas con el útero

Algunos abortos espontáneos ocurren debido a un problema con el útero de la madre. Si no tiene la forma adecuada, es posible que no pueda mantener al bebé en desarrollo. Otra posible causa es la incompetencia cervical. El cuello uterino, ubicado en lo alto de la vagina, es la entrada al útero. Normalmente, el cuello uterino permanece bien cerrado hasta que es hora de dar a luz. Si no permanece cerrado, el bebé puede comenzar a deslizarse mucho antes de que sea el momento de nacer, lo que resulta en un aborto espontáneo.

Signos de un aborto espontáneo

Los signos y síntomas comunes de aborto espontáneo son:

  • Sangrado vaginal
  • Calambres abdominales y/o dolor en la zona lumbar
  • Paso de coágulos de sangre o tejido desde la vagina
  • Pérdida de síntomas de embarazo

Si algo de esto ocurre durante tu embarazo, debes acudir a tu médico de inmediato.

Mitos sobre el aborto espontáneo

A menudo, una mujer que ha perdido un embarazo se sentirá culpable, preguntándose si el aborto fue su culpa.

Aquí hay algunas cosas que no causan abortos involuntarios:

  • Niveles saludables de ejercicio
  • Tener sexo
  • Caer o golpear tu estómago, a menos que estés gravemente herida
  • Levantar objetos pesados
  • Continuar trabajando durante el embarazo, siempre y cuando tu trabajo no involucre peligros como químicos peligrosos

Prevención

No hay forma de prevenir los abortos espontáneos que ocurren debido a problemas genéticos en el bebé. Estos bebés no sobrevivirían aunque el embarazo continuara.

Para los abortos espontáneos causados ​​por problemas de salud en la madre, la mejor prevención es obtener una buena atención prenatal y mantenerse lo más saludable posible. Si padeces alguna enfermedad crónica como la diabetes, consulta a tu médico para controlar tu afección antes de comenzar a tratar de concebir.

Tomar ácido fólico, comenzando antes de quedar embarazada, ayudará a prevenir un defecto de nacimiento grave que puede conducir a un aborto espontáneo. También debes comer sano, mantenerte en forma y evitar la exposición a riesgos como el humo del cigarrillo, el alcohol y las infecciones.

Si has perdido un embarazo

Tener un aborto espontáneo puede ser muy estresante y triste. Es importante reconocer tus sentimientos. Si puedes, habla con tu pareja, tu familia y amigos. También está bien hablar con tu médico e incluso buscar asesoramiento profesional.

Pídele a tu médico que explique exactamente cuál cree que fue la causa de tu aborto espontáneo. Si tienes un problema médico crónico, si tú o tu pareja tienen un trastorno genético conocido o si has tenido dos o más abortos espontáneos, es posible que necesites un tratamiento especial o incluso asesoramiento genético para ver si debes volver a intentarlo. De lo contrario, tu médico probablemente te tranquilizará. La mayoría de las mujeres que han tenido un aborto espontáneo puede tener un embarazo normal.

Endometriosis >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.