Saltar al contenido

Embarazo de 33 semanas

Embarazo de 33 semanas

En un embarazo de 33 semanas tú y tu bebé están más grandes, especialmente en este punto del tercer trimestre. Esto puede causar algunas molestias, pero aguanta. Solo te quedan unas pocas semanas más antes de poder conocer a tu pequeño.

El desarrollo de tu bebé

Durante la semana 33 de tu embarazo, tu bebé pesa alrededor de 2 kilogramos. Ahora mide más de 43 centímetros de largo de la cabeza a los pies.

Según la Clínica Mayo, el gran desarrollo de tu pequeño para esta semana está en sus ojos. Aunque han estado abiertos durante algunas semanas, los ojos de tu bebé ahora pueden ver la luz. La pupila puede contraerse y dilatarse como la de un recién nacido.

Tu cuerpo cambiante

A esta altura, deberías haber aumentado entre 10 y 13 kilogramos, según la Asociación Americana del Embarazo. continúa con una dieta saludable y pregúntale a tu médico sobre cualquier preocupación que puedas tener relacionada con el aumento de peso o con tu salud.

En este punto de tu embarazo, puedes notar dolor en la parte inferior de tu abdomen. Siempre consulta con tu médico sobre cualquier dolor, pero es probable que en este caso se trate de dolor de ligamentos redondos. Puedes notar esto más cuando te levantas después de haber estado acostada o si has estado de pie durante un período prolongado. Estos dolores de crecimiento, que son bastante incómodos, son una parte normal del embarazo.

Embarazo de 33 semanas: más información

Mientras te preparas para tu parto, es posible que escuches sobre los pros y los contras de hacerte una episiotomía. Una episiotomía es una incisión quirúrgica en el perineo (área de la piel entre la vagina y el ano). Su propósito es agrandar la abertura vaginal y facilitar el parto de tu bebé. En 2005, el Journal of the American Medical Association publicó una revisión exhaustiva de la literatura sobre episiotomías de rutina. La revisión encontró que aunque el 35% de las mujeres tenían episiotomías de rutina en ese momento, el resultado para esos nacimientos no fue mejor y la curación puede llevar más tiempo. Esta rutina se ha vuelto rara en los últimos años.

Aunque la episiotomía a veces se usa para acelerar el proceso del nacimiento si el bebé está comprometido; muchas mujeres tratan de evitarla. El masaje perineal y el uso de compresas calientes durante el parto también pueden ser útiles. Si deseas evitar una episiotomía, recuerda discutir tus preocupaciones con tu médico en tu próxima cita prenatal.

Mirando hacia adelante

El nacimiento de tu bebé se acerca rápidamente, y es normal sentir una mezcla de emociones. Tómate el tiempo para planificar cuestiones médicas como la episiotomía, pero también asegúrate de tomarte un tiempo para tí. Relájate leyendo un buen libro, mira una película con tu pareja o sal a pasear. Poner tu mente en estado de tranquilidad y salud es tan importante como cuidar tu cuerpo.

¿Cómo quedar embarazada? >>