Saltar al contenido

¿Cómo prepararse para el embarazo?

Cómo prepararse para el embarazo?

Aunque todavía no hayas concebido, tu cuerpo está trabajando duro para prepararse para el crecimiento de un bebé sano. Prepararse para el embarazo implica realizar muchas cosas que mejorarán tus posibilidades de concebir y le darán a tu bebé una gran ventaja.

Preparándose para la concepción

Aunque puede parecer confuso, la mayoría de los médicos comienzan a contar las semanas de tu embarazo desde el primer día de tu último período. En otras palabras, todavía no has concebido un bebé. Si todo va bien, la concepción ocurrirá alrededor del final de la segunda semana o al comienzo de la tercera semana.

Si ya estás embarazada, pasa a la tercera semana para saber qué está pasando con tu pequeño.

Durante la primera semana de tu ciclo

Prepararse para el embarazo durante la primera semana de tu ciclo: De acuerdo con la Oficina de Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., hay algunas cosas que puedes hacer para prepararte durante esta primera semana:

  • Discontinuar el uso de anticonceptivos. Los anticonceptivos hormonales, en particular, pueden interferir con tu ciclo menstrual normal.
  • Toma una vitamina prenatal de venta libre que contenga ácido fólico, que ayuda a prevenir los defectos del tubo neural en un feto en desarrollo.
  • Evita el consumo de alcohol, drogas recreativas y el tabaco.
  • Reduce el estrés en tu vida diaria. Recibe un masaje, sal a caminar o haz algo más para ayudar a relajarte en esta semana.
  • Haz ejercicio regularmente y mantén una dieta saludable.
  • Habla  con tu médico sobre el uso de medicamentos recetados y de venta libre y sus efectos en un feto.
  • Si tienes una afección médica, como asma, diabetes o epilepsia, habla con tu médico para asegurarte de que tu afección esté bajo control.
  • Reduce tu exposición a materiales tóxicos en tu hogar y en tu entorno de trabajo.

Durante la segunda semana de tu ciclo

También puedes prepararte para la concepción identificando tu «ventana fértil» o los seis días en que es más probable que concibas. Según un estudio publicado en el British Journal of Medicine, el 30% de las mujeres experimentan su ventana fértil entre los días 10 y 17 de sus ciclos menstruales. En otras, la ventana puede ser anterior o posterior. Debido a esta variabilidad, es importante hacer un seguimiento de cuándo ovulas para poder cronometrar adecuadamente el coito.

A continuación te indicamos cómo saber cuándo estás ovulando:

  • Toma la temperatura basal de tu cuerpo y regístrala a diario. Puedes tomar tu temperatura oral, rectal o vaginal cada mañana, antes de levantarte de la cama. Una vez que te levantas y te mueves, la temperatura de tu cuerpo tiende a subir. Desde el momento en que comienza tu período hasta la ovulación, tu temperatura variará entre 36,2 y 36,4 grados centígrados, pero desde el momento de la ovulación hasta que comience tu próximo período, tu temperatura basal generalmente aumentará hasta 0,55 grados centígrados.
  • Usa un monitor de fertilidad. Un monitor de fertilidad electrónico puede ayudarte a quedar embarazada, ya que puede alertarle sobre un aumento en la cantidad de estrógeno en tu orina. Dependiendo del monitor que compraste, también puedes controlar tu temperatura basal corporal.
  • Compra y utiliza un kit de predicción de ovulación. Este kit determinará el nivel de hormona luteinizante (LH) en tu orina. Por lo general, notarás un aumento en el nivel de LH de 24 a 36 horas antes de la ovulación.
  • Controla tu moco cervical. Es posible que notes un aumento y un cambio en la descarga clara o blanca pegajosa cuando te limpias. Este aumento de moco puede ser un signo de ovulación.

Según la Clínica Mayo, puedes aumentar tus posibilidades de concebir teniendo relaciones sexuales una vez al día durante tu ventana fértil.

Prepararse para el embarazo: tu cuerpo

Prepararse para el embarazo conociendo qué sucede en tu cuerpo: Durante los primeros días de tu primera semana, experimentarás tu ciclo menstrual normal. Tu útero está perdiendo el revestimiento innecesario que se ha acumulado durante el último mes. Básicamente, tu cuerpo está haciendo un poco de limpieza para prepararse para tu pequeño. Con un poco de suerte, no volverás a tener tu período durante nueve meses. Anota la fecha en que comienza tu período, para que puedas tener esta información a mano cuando visites a tu médico. Él o ella usará esta fecha para calcular la fecha de nacimineto de tu bebé.

En algún momento de la primera semana, tu cuerpo también comenzará a producir una hormona que le dice a tus ovarios que es hora de comenzar a preparar algunos óvulos. La hormona estimulante del folículo (FSH, por sus siglas en inglés) alerta a los folículos en los ovarios para que comiencen a liberar estrógeno, lo que ayuda a que los óvulos maduren. Hacia el final de la segunda semana, los folículos comenzarán a moverse hacia la superficie externa de los ovarios y se liberará un óvulo, el mejor del grupo. Los otros huevos simplemente se desintegrarán. Cuando ovules, probablemente hacia el final de la segunda semana, el óvulo se liberará en la trompa de Falopio para esperar el esperma de tu pareja.

Mientras tanto, tu útero se está preparando para alimentar a un bebé. El revestimiento del útero, llamado endometrio, se está volviendo más grueso. Además, fluye más sangre hacia tu útero, y el ángulo de tu cérvix cambia para facilitar la entrada de los espermatozoides y la fertilización del óvulo.

¿Cómo prepararse para el embarazo?

Ser consciente de los cambios que ocurren en tu cuerpo es una parte importante para prepararse para el embarazo. Hay algunas otras cosas que también debes considerar.

Hablando con tu doctor

Antes de quedar embarazadas, muchas mujeres optan por visitar a su médico para un chequeo. Aunque no es necesario, es una buena idea asegurarte de que tu cuerpo esté listo para el gran trabajo que tienes por delante. Tu médico puede ayudar con lo siguiente:

  • Recomendaciones sobre suplementos de ácido fólico y otras vitaminas prenatales.
  • Pruebas y exámenes de detección que pueden evaluar tu salud y alertar a tu médico sobre cualquier infección que puedas tener
  • Responder preguntas y preocupaciones que puedas tener
  • Ideas para mejorar tu salud y aumentar la probabilidad de concepción.
  • Asegurarte de que tus vacunas estén al día.
  • Minimizando el riesgo de problemas de salud que se presentan en tu familia.
  • Posibles efectos de cualquiera de tus medicamentos y suplementos.

Otras consideraciones prácticas a la hora de prepararse para el embarazo

Prepararse para el embarazo, siguiendo algunos consejos:

  • Aprovecha esta oportunidad para comprar pruebas de embarazo caseras. Puedes comprar kits de prueba individuales o kits dobles. De esa manera, estarás lista para verificar lo antes posible.
  • Revisa tu seguro médico. Conoce cuál será tu coseguro deducible para las visitas prenatales y el parto. A menudo, los honorarios del médico para ambos se calculan por adelantado y se pagan durante el transcurso de tu embarazo. Esta información te ayudará a presupuestar tu embarazo y parto.
  • Si tu empleador ofrece beneficios de gastos flexibles, considera aumentar tus contribuciones a esta cuenta. Las pruebas de embarazo, las vitaminas prenatales y otros gastos relacionados con el embarazo pueden estar cubiertos por el plan.

Prepararse para el embarazo: mirar hacia adelante

Aunque aún no estás embarazada, nunca es demasiado pronto para que tú y tu bebé tengan la mejor oportunidad de tener un embarazo saludable. Prepararse para el embarazo, comprender cómo estás cambiando y preparar tu cuerpo puede ayudar a mejorar tus posibilidades de concepción. Este es un período de gran expectativa a medida que tu cuerpo se prepara para criar a un bebé durante los próximos nueve meses. Tu cuerpo tiene mucho trabajo por delante, así que haz todo lo que puedas para ayudarlo.

Calculadora de menstruación exacta >>