Saltar al contenido

FASE LÚTEA

Fase lútea

Cuando intentas quedar embarazada, tu fase lútea es una de las cosas más importantes a las que puedes prestarle atención porque proporciona una gran cantidad de información sobre tu equilibrio hormonal, la regularidad de tu ciclo y tu capacidad para concebir.

¿Qué es la fase lútea?

La fase lútea es la tercera y última fase de tu ciclo menstrual, desde la ovulación hasta tu próxima menstruación.

Cuando ovulas, el huevo viaja desde tu folículo en los ovarios y aterriza en las trompas de Falopio. El folículo, ahora vacío, permanece en los ovarios y comienza a desintegrarse con la liberación de progesterona.

La progesterona es la hormona clave que le dice a tu cuerpo que mantenga el revestimiento del útero (lo que se convertirá en la menstruación si no estás embarazada) en caso de que el óvulo sea fertilizado e implantado.

Tu fase lútea depende principalmente de la progesterona, tiene una duración promedio de 12 a 16 días, y suele ser aproximadamente el mismo período de tiempo en cada mujer. Puede ser tan corto como 10 días, pero si es menor a 10 días, puede ser que sea más difícil mantener un embarazo. ¿Por qué? Sencillo. Si la fase lútea es demasiado corta, es posible que el huevo no tenga tiempo suficiente para implantarse y penetrar en el revestimiento del útero antes de que la progesterona comience a disminuir, lo que indica al cuerpo que se desprenda del revestimiento y se convierta en el próximo período. Si la fase lútea es lo suficientemente larga, el óvulo tiene mucho tiempo para implantarse e indica a los ovarios que comiencen a producir hCG, la hormona detectada en las pruebas de embarazo de venta libre.

¿Qué significa que mi fase lútea sea demasiado corta?

Si tu fase lútea es de 10 días o menos, podría indicar un par de cosas que pueden tener serias implicaciones para mantener un embarazo:

  • Desequilibrio hormonal, ya que el cuerpo no está produciendo suficiente progesterona para mantener el revestimiento sostenido hasta la implantación.
  • Ootros problemas, como endometriosis.

Los desequilibrios hormonales en el cuerpo pueden deberse a los alimentos que ingerimos, los productos químicos a los que estamos expuestos, el control hormonal de la natalidad o la genética.

¿Puedo cambiar la longitud de mi fase lútea si es demasiado corta?

Definitivamente hay cosas que puedes hacer para ayudar a tu fase lútea si ésta es demasiado corta. La mayoría de estas cosas apuntan a mejorar tu balance de estrógeno/progesterona, ya que generalmente es el principal culpable.

Se necesita tiempo (a veces varios ciclos) para que cambie la fase lútea, por lo tanto, no esperes resultados inmediatos. Siempre debes consultar a tu médico o a un experto en fertilidad antes de intentar diagnosticarte a tí misma, pero aquí hay algunas sugerencias comunes para alargar una fase lútea corta:

  • Ejercicio regular
  • 8 horas de sueño cada noche
  • Supositorios/suplementos/cremas de progesterona (generalmente disponibles por tu médico: ¡es extremadamente importante seguir la dosis y las instrucciones!)
  • Evita la carne de animales de criaderos: el pollo, el cerdo y la carne vacuna generalmente tienen hormonas inyectadas periódicamente para engordarlos, y pasan a nuestro organismo través de la carne
  • Evita la leche y los productos lácteos tanto como sea posible, por las mismas razones

¿Cuándo comienza y finaliza mi fase lútea?

El día 1 de tu fase lútea es siempre el primer día de tu salto de temperatura, que técnicamente es el día siguiente a la ovulación. Si puedes confirmar la ovulación, también sabrás cuándo comienza tu fase lútea. Y finaliza el primer día de sangrado (el primer día de tu siguiente período).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.